En otras épocas los hábitos de consumo se encontraban sujetos a actividades sencillas como por ejemplo adquirir una joya de la tienda de Rosa Oriol Tous, o ir a tomar un helado. En la actualidad todo ha tomado un giro rotundo, siendo el turismo el que se ha apoderado del mercado internacional, incluso llegando a ser unos de los más importantes motores económicos de la sociedad a nivel mundial. 

Enfocados en los hábitos desarrollados por las más recientes generaciones, encontramos que se presenta una forma de ver al turismo como una actividad que va más allá del solo hecho de viajar. El turismo es visto en la actualidad consiste en disfrutar y vivir de auténticas y genuinas experiencias de viaje y de ello no se escapa la tecnología como parte esencial de su estilo de vida, y por ende de sus viajes. El conocido millennial ha dejado de ser un simple visitante para convertirse en un prescriptor de productos y servicios turísticos, con lo que se genera una interacción continua entre el proveedor de viajes y otros viajeros.

De manera que para este grupo universal de jóvenes, viajar se ha convertido en un derecho y en una necesidad conformándose como una parte de la mentalidad millennial. Al menos en España, el sector turístico se muestra como clave es un sector económico clave en España y uno de los que más contribuye con la economía de ese país. Además, tal actividad se comporta como una importante fuente de empleo, traducidos en al menos 2,2 millones de personas empleadas es decir, 12,7% del empleo total.

La llegada de turistas a España se encuentra representada en más de 1000 millones de cada año, de las cuales el 23% se encuentra realizadas por jóvenes cuyas edades se encuentran comprendidas entre 15 y 29 años, conformándose como un segmento en crecimiento, con lo que se espera que para el 2025 alcance un incremento del 50% de los viajeros mundiales. 

Cambios en la industria turística 

Los millennial se han conformado como la generación de consumidores más grande de la historia, con lo cual están transformando a la industria turística llevándola a un posicionamiento donde se presenta como el nuevo segmento de interés, razón por la cual se están adaptando las ofertas y canales de distribución para sus nuevos patrones de consumo. Cada vez son más lo jóvenes que viajan y más lejos para alcanzar auténticas experiencias. De acuerdo a la Organización Mundial del Turismo (OMT), para el año 2009 el valor total del mercado internacional de viajes en el renglón de jóvenes se encontraba  estimado en 190.000 millones de dólares estadounidenses, pero llegado el 2017, dicha cifra se incrementó a 280.000 millones, sin desestimar que la misma siga en crecimiento hasta unos 400.000 millones de dólares y 370 millones de jóvenes turistas en 2020. 

Tomando en consideración que el poder adquisitivo de los actuales jóvenes se encuentra por debajo al de las generaciones anteriores, para un alto porcentaje de los millennials el precio de sus actividades turísticas representa un factor determinante al momento de realizar una reserva turística.